La libertad creativa, cuestionada. Dialect Fluorescent, nuevo disco de Steve Lehman*

Steve Lehman

Steve Lehman

Ante Demian as a Posthuman (2005), Dialect Flurorescent, la incursión más reciente de Steve Lehman en el jazz, palidece. Y, sin embargo, es una estimulante reflexión sobre la naturaleza de la improvisación.

Por Oscar Adad

Steve Lehman, uno de los músicos más sólidos y propositivos de la escena actual, se inscribe en una generación de jazzistas provenientes de la academia. Coleccionista de grados universitarios, al autor le interesan las posibilidades de la composición contemporánea, por lo que utiliza lo mismo instrumentos reales que recursos digitales. Así, cuando explora un territorio tan complejo como el jazz lo hace a través del homenaje: lo comprende como una entidad que cambia permanentemente y no tiene una forma establecida. En Dialect Fluorescent (Pi Recordings), su entrega más reciente, el saxofonista se hace acompañar de Matt Brewer en el contrabajo y Damion Reid en la batería. Juntos forman un ensamble que, sin embargo, está lejos de alcanzar la calidad de aquel maravilloso trabajo con ambientes electrónicos y hip hop oscuro que Lehman logró junto a Vijay Iyer (piano), Jahi Lake (tornamesas), Eric McPherson (batería), Tyshawn Sorey (batería) y Meshell Ndegocello (bajo eléctrico) en Demian as a Posthuman (2005).

Aunque Demian as a Posthuman es el disco que aseguró a Lehman un lugar en la historia del jazz, Dialect Fluorescent desarrolla un plano acústico formidable. Mucho se ha hablado de la sobretecnificación que ha sufrido el género desde finales del siglo pasado; también de la proliferación de escuelas y la obsesión por los grados académicos. Quizá los puristas puedan reprocharle eso a Lehman, pero su caso es diferente: trabaja con conceptos propios de composición, improvisación e investigación. Su última producción ofrece un sonido imperfecto, es decir, el proceso musical que la estimula es el resultado de una búsqueda incesante que intenta liberarse de su bagaje formal. El músico nacido en Nueva York en 1978 no reproduce el estilo de sus entregas anteriores sino que intenta construir nuevos lenguajes.

El jazz es convulso por naturaleza y Dialect Fluorescent lo refleja a través de un cuestionamiento: ¿se necesita ser libre para improvisar o se logra la libertad a partir de la improvisación? El disco exhibe otro conflicto, donde el autor juega con elementos sonoros opuestos. Lehman muestra sus dotes técnicos y académicos, pero los utiliza para entablar un diálogo sobre la libertad creativa. Una tarea nada sencilla, pero sumamente estimulante para el escucha.

*Reseña publicada en el No. 88 de la revista La Tempestad. Febrero 2013

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s