Boredoms / KK Null / Fat Mariachi – Clausura Radar 9

Oscar Adad

No hay duda, éste era el concierto más esperado de Radar 9 y cumplió al ciento por ciento las expectativas: los nipones Boredoms y KK Null hicieron añicos cualquier convencionalismo en la escucha y mostraron que el ser radical es la única salida.

Foto: B. Desrus / Festival de México

Son casi las nueve de la noche cuando llego a la cita. Fat Mariachi está en el escenario y sólo alcanzo a ver un par de temas. Sin embargo, el performance de disfraz de mariachi y su sentido del humor parecen no caer bien al público. Se nota hostilidad en el ambiente, algunos los abuchean y otros tantos aplauden. Caballeros, creo que será en otra ocasión.

Foto: Ariette Armella / Festival de México

KK Null

De apariencia más que ruda Kazuyuki Kishino sube al entarimado a hacer lo que mejor sabe: NOISE. Kishino no tiene piedad, desde el principio suelta metralla de ruido análogo digital que deja bien claro que no vino a México a hacerse el chistosito. El fundador de importantes bandas de metal como Zeni Geva y Yona Kit hace del ruido un verdadero placer. Entre toda la masa sonora se escucha una gran diversidad de fuentes, dinámicas y, sobre todo, espacios. Kishino sabe muy bien lo que hace y cataliza perfectamente la cultura del metal y el rock extremo con su interés en la electrónica experimental.

El set de KK Null es corto, aunque con la suficiente contundencia para recordarlo de por vida. Kishino es una de las figuras más imponentes dentro de la escena del ruido y nos lo espetó en la cara. Satisfecho, hace una respetuosa reverencia a un público agradecido por esa sacudida a sus vidas. Ahora si, las cosas están en su lugar.

Foto: Ariette Armella / Festival de México

Foto: Ariette Armella / Festival de México

Boredoms

Desde que se dio a conocer la noticia de que los Boredoms estarían en nuestro país la expectación crecía con el paso del tiempo. La producción tuitea desde el soundcheck con lo que tensa todavía más las cosas y, por si fuera poco, el escenario está dispuesto para el Boadrum, set nada convencional: un círculo conformado por cuatro baterías, hardware de dj y los dos Sevena (instrumentos creados por 7 guitarras steel y telecaster que son tocados como instrumento de percusión). La audiencia está encendida.

La luz se apaga, el momento ha llegado. Uno a uno salen al escenario los integrantes de una de las bandas más imaginativas del universo: Eye (voz, tornamesas y Sevena); Yoshimi (batería); Butchy Fuego (batería); Hisham Bharoocha (batería); y el creador del Sevena, Seinji Masuko (guitarra), toman su posición estratégica y es aquí donde el concierto da inicio.

Foto: B. Desrus / Festival de México

Poco a poco la única pieza presentada por la banda va tomando forma, los asistentes empiezan a responder al cortejo, se están enganchando y entonces: ¡B U M! Del público se escucha el estruendo de otra batería y se erige el sexto boredom que no había tomado su lugar en el escenario: YO2RO es llevado en un mikoshi en todo lo alto tocando su instrumento hasta llegar con sus compañeros. Vaya manera de empezar.

El concierto se desarrolla con la potencia que dan los cuatro bateristas, los cantos de Eye, sus golpes al Sevena, certeros disparos en las tornamesas y las sutiles atmósferas creadas por la guitarra de Masuko. El público está totalmente en la experiencia. Desde los primeros minutos los Boredoms conectan y no es producto de la casualidad. Se llama trabajo duro. No por nada tuvieron tres días de ensayo previos más un soundcheck de 5 horas.

En plena era de búsquedas a través de la obsesión por la última tecnología es un acercamiento absolutamente tribal lo que ofrecen los Boredoms con esta formación y que apunta principalmente hacia la reconciliación entre la audiencia y los creadores. En otras palabras, romper con el absurdo occidental del artista como ser omnipotente y dar cabida a una experiencia integral, incluyente y, sobre todo, humana.

Foto: Ariette Armella / Festival de México

El concierto finaliza con un encore más sutil pero con una carga de intensidad similar. Había que cerrar la incisión abierta por los de Osaka. El público está exhausto. Mi amigo, el periodista David Cortés, me dice que toda la gente debería tener una experiencia así por lo menos una vez en su vida. Sólo puedo asentir con la cabeza.

Ya en la salida la gente está tranquila, hay paz. Aparentemente todo sigue igual y cada quien toma rumbos distintos. Pero no, los que estuvieron ahí saben que a partir de esa noche ya no será lo mismo.

5 thoughts on “Boredoms / KK Null / Fat Mariachi – Clausura Radar 9

  1. Gran reseña, la vida empezó a partir de los Boredoms…jeje

    Maravilloso Berlin , las alemanas, las chelas, las Soul explosions ,el b Flat, etc…
    abrazo carnal

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s